05. CODO

Con la llegada del buen tiempo nos animamos a practicar deportes al aire libre, como el tenis, el golf o deportes de agua. Y si no tenemos cuidado, bien porque no calentamos nuestros músculos, bien porque no utilizamos las técnicas adecuadas o bien porque usamos un material inapropiado, pueden aparecer las temidas lesiones de codo, como la epicondilitis o codo de tenista y la epitrocleítis o codo del golfista.

La epicondilitis se conoce como codo de tenista porque estos deportistas son más proclives que el resto de las personas a sufrir esta dolencia, ya que en algunos movimientos (como el revés o el saque) se realiza una flexo extensión obligada de la muñeca que puede provocar esta lesión que provoca dolor en la parte externa del codo. Pero no solo los tenistas pueden sufrir una epicondilitis, actos tan comunes como desatornillar algo, usar un martillo o escurrir la fregona pueden provocar el codo de tenista.

Si el dolor es en la parte interna del codo, entonces podemos estar ante una epitrocleístis o codo del golfista. Esta es una de las lesiones que se producen al realizar un uso excesivo de los músculos que flexionan los dedos y la muñeca, debido a ello los tendones sufren un proceso inflamatorio y pequeños desgarros. El codo del golfista, como ocurre con el de tenista, no solo afecta a estos deportistas, también a profesionales como fontaneros, electricistas, mecánicos, guitarristas, cocineros… debido a que realizan actividades manuales repetitivas y prolongadas, tienen posturas forzadas mantenidas o realizan esfuerzos bruscos y enérgicos.

EJERCICIOS PARA DESCARGA

Descargue aquí la tabla de ejercicios en formato PDF

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies. Si continúa navegando, está aceptándola.    Ver
Privacidad
× Envíanos un Whatsapp